viernes, 12 de junio de 2015

OCIO, ALIMENTO DE ARTISTA

OCIO, ALIMENTO DE ARTISTA
(22/01/2011)


Finalmente había conseguido el trabajo ideal. De lunes a viernes me lo tomaba con calma y los sábados y domingos me quedaba hasta tarde en la cama fumando, devorando libros y viendo tele.
La alta productividad, los premios por presentismo, las gratificaciones extraordinarias, los incentivos; el esfuerzo desmedido en nombre del honor y la virtud; eso, y todo eso, se lo pueden meter bien metido en el culo mientras yo sigo acá en paz, echado, pasando paginas de libros y haciendo estas anotaciones que tanta vida me dan.

PD: Me duró poco, pero eso es otro cuento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario