martes, 18 de diciembre de 2012

SALIR A BUSCAR ÁNIMOS Y TERMINAR ALENTANDO GENTE (2012)

SALIR A BUSCAR ÁNIMOS Y TERMINAR ALENTANDO GENTE (2012)
(02/08/2012)


Una semana después que mi mujer de 17 años (7 de novios y 10 de casados) decidió dejar la casa para tomarse tiempo para pensar sobre su vida, sobre sus sentimientos conmigo, los problemas que "estábamos teniendo"... esas cosas que uno no quiere que pasen pero pasan, (pero vamo' arriba, una crisis en 17 años es todo un logro...) Tomó algunas de sus cosas, el auto (le pedí que se lo llevara), su notebook y a nuestra hija y se fueron a vivir a la casa de su madre de forma "precaria", necesitaba estar sola y reflexionar... y... esas cosas que uno no quiere que pasen pero pasan...
Mis sentimientos con ella estaban tan claros que me asustaban... asustaban de verdad... tenía todo muy claro... Bueno, también es cierto que el primer día que se fue entré en colapso total y por primera vez en mi vida consulté un psiquiatra, le expliqué el problema, me escuchó, buena mujer, me dijo "¿Una crisis en 17 años? ¡Pero eso es una maravilla!", hablamos un rato, me mandó unas pastillitas, me las dosificó, y allá me fui y comencé a tomarlas. Lo cierto es que antes me había asesorado con un amigo del trabajo que tenía una vasta experiencia en temas de psicofármacos, después de hablar un rato y verme así tan mal me ofreció con todo respeto media pastilla de las que estaba tomando él, le dije que si, que estaba horrible, me llevó al baño y con la uña partió la pastilla en dos perfectas mitades, justo ahí donde está la rayita, la marca (siempre pensé que se hacía con cuchillo y siempre quedaban mal partidas). Lo cierto es que por ahora me están haciendo bien, estoy viendo la vida como nunca antes... obvio que esto es química y es etéreo (y si uno se pierde en eso después puede ser otro problema). A veces hay que ver la Matrix entera y a veces mejor mirar sólo un puntito minúsculo, lo importante es estar viendo. (Nota: no sé muy bien porqué puse esa frase, pero me gustó y ahí se queda.)
Una semana después de eso... decidí salir al mundo. Hablé con mis padres sobre el tema. Una vez más cuando necesité de ellos y hablé con ellos de frente y en serio no me fallaron, después es cierto que me fallaron otras veces pero... ¿hablé con ellos de frente y en serio esas veces? ...cosas que uno piensa... Lo cierto que les conté la situación y me dieron todo el apoyo. Incluso me dijeron que ellos con mi mujer 0 problema, siempre la quisieron y la iban a seguir queriendo (Ehh, lo cierto es que con el tiempo al conocer más detalles cambiaron un poquito de opinión). Mi padre me ofreció quedarme en mi viejo cuarto unos días para no estar solo, le dije que no, que quería estar solo. Mi madre me dijo que si, que yo era muy solitario, y a continuación se preocupó por si estaba comiendo y en hacerme llegar comida, le dije que me las estaba arreglando bien.
También hablé con uno de mis grandes amigos del alma, fui por su casa, necesitaba largar para afuera y que me escuchara, pero antes que empezara a hablar... él me habló de sus problemas y la verdad... está bastante jodido, más que yo... mi hermano no está encarando... El muy hijo de puta me sacó a hacer las compras del mes, me llevó hasta un gran supermercado en un gran shopping, reclamé entre risas que estaba deprimido y quería hablar y el hijo de puta me decía que ese era un método de distracción que lo tomara como terapia. Después nos fuimos para la casa a cocinar y comer. El cocinó, la comida le quedó muy buena, de chupete. Y ahí hablamos mucho, mucho, mucho... Él también tenía grandes problemas y le terminé dando ánimos, y sacudiéndolo para que reaccionara a la vida... Mi hermano no está encarando... Lo tengo que ver más seguido.
Pensé en hablar con mi otro amigo del alma, cosa que tengo pendiente, ahí ya me cuesta más, el tipo hace años que se lleva mal con la mujer y tienen un hijo hermoso. La vida le ha costado mucho... su visión de la vida no sería un gran aporte en este momento... Igual esa charla la tengo pendiente y va a ser en estos días. Me estoy preparando para darle ánimos...
Una semana y media después invité a mi amigo del trabajo, el que me asesoró sobre las pastillitas, lo invité a desayunar y terminamos desayunando y almorzando en un bar y hablamos por horas y horas y ni nos dimos cuenta del paso del tiempo. Él... antes que empezara a hablar yo de mis problemas, se abrió a mi... y me contó todos sus problemas.... la verdad que estaba bastante jodido también... le terminé dando un poco de ánimos y consejos... y le conté mis problemas y mi historia... huau.
Por segunda vez en dos semanas mi hija se quedó a dormir en casa, la primer semana debo admitir que yo estaba muy triste y mucha atención no le presté. La segunda vez si, la pasamos bomba y le metimos onda. Le dije que cuando quisiera podía venir más veces a casa, quedamos en que quería venir más seguido. La niña, 5 años, y tiene una cabecita que asusta, la percepción de las cosas, independientemente de que sea mi hija, vuela, capta todo, hace preguntas, entiende. A veces estás hablando con una niña y a veces parece que estás hablando con un adulto... muy fuerte.
Esa misma noche que pasé a buscar a mi hija por la casa de mi suegra, milagrosamente bajó mi mujer con la niña hasta la puerta y me saludó. La vez anterior que había ido a buscarla alguien la acompañó hasta la escalera y salió solita. La vi a mi mujer, hablé con ella y realmente estaba muy mal, no sólo mal con nosotros, mal ella, mal. En 17 años se dormía en 5 minutos y por lo general roncaba, metía 8 o 9 horas de sueño por día sin ningún problema. Excepto el día que murió su padre del alma que ahí si no pudo dormir, al otro día le pasaron una pastilla para dormir, durmió más o menos y al tercer día volvió a dormir normalmente. Igual el dolor por su padre le dura hasta hoy... Hace días que no duerme, se desvela, se queda maquinando la cabeza, fue a psicólogo y estaba medicada. No la vi bien.
Entonces... me llevé a nuestra hija para casa y la pasamos bomba.
Me acosté a dormir, me desperté 6:30 AM con un sueño con los integrantes de un grupo de teatro que teníamos con varios amigos hace un tiempo, 3mts+abajo, entre ellos estábamos mi mujer y yo, y el tema de conversación en el sueño eran los problemas con mi mujer.
A eso de las 7:00, siento que la niña se levanta, va rapidito al baño y se vuelve a acostar. Cinco minutos después aparece en mi cuarto y me dice que en su cuarto está muy sola, la invité a dormir en la cama. Seguir durmiendo fue imposible, jugamos, hablamos, no me dejó dormir más... Nos levantamos, nos vestimos y la llevé a la escuela y se fue distraída entre sus compañeros sin darme un beso. "¡Eh!", grité, se dio vuelta, le señalé con mi índice derecho mi mejilla derecha varias veces, ella volvió y me dio un gran beso en esa mejilla.
Salí preocupado por el estado de mi mujer de la noche anterior... La llamé por teléfono y la invité a desayunar por ahí y hablar, sobre ella, no sobre nosotros, sobre nosotros lo haríamos otro día, quería hablar sobre ella, que la veía mal y que independientemente de lo que pasara con nosotros a mi también me preocupaba ella. Aceptó, la pasé a buscar, fuimos a desayunar a un bar, buscamos una mesa apartada y hablamos de ella. Está mal... le terminé dando ánimos, consejos y me puse a la disposición para lo que fuera. Igual en unos días nos juntaríamos los tres en casa para el Día del Niño. Ahí se verá... Yo puse y puse, también le erré, ahora son horas de decisiones y algunas no están en mis manos...
Mientras desayunaba con mi mujer me llamaron un par de veces del trabajo, les expliqué la situación, me dijeron que no había problemas...
Cuando llegué al trabajo me enteré que a dos compañeros amigos los "invitaron" a tomarse licencia por un tiempo por situaciones que no vienen al caso... Peligro. Danger...

Conversación con uno de esos dos compañeros antes de enterarme:
Lo miré a la cara y le pregunté: -¿Estás bien vos?
-Si, si -me respondió.
Rato después lo miré a la cara y le pregunté: -¿Seguro que estas bien vos?
-Si, si -me respondió.
Rato después lo miré a la cara una vez más y le dije: -Vos no estás bien, ¿problemas personales o problemas acá en el trabajo?
-No... todo bien.
Rato después me lo crucé de camino al ascensor y le dije: -Vos no estás bien.
Me respondió: -Estoy bien... estoy... estoy con ganas de pegarme un tiro...
-Ah... es eso... yo no te lo recomiendo, ya lo estuve analizando y encontré varias formas efectivas de hacerlo, pero lo descarté. ¿Cuántos años tenés vos?
-Treinta y dos.
-Pensálo de esta manera, durante 32 años te rompiste el culo para crecer, estudiaste, trabajaste, tenés una familia, tenés una hija, te viene otra en camino, luchaste, la peleaste, ganaste, perdiste, empataste, ¿y te vas a dar por vencido ahora?, ¿así tan fácil? El suicidio no es la mejor opción... Es demasiado radical.
Me miró y se rió...
Rato después se abrió conmigo y me contó sus problemas. Si, la verdad que estaba bien jodido. Lo del suicidio obviamente fue una manera de expresarse y no estaba en sus planes. Le recomendé unas pastillitas para tranquilizarse y me dijo que tenía 6 litros de alcohol para tranquilizarse, le dije que la resaca al otro día era una cosa terrible. Después de eso nos fuimos por las ramas y volvimos a hablar de sus problemas.

El otro compañero, el mismo que me he había asesorado con las pastillitas, el mismo con el que estuvimos hablando horas en el bar, volvió a las pastillas y en su estado de excitación y la necesidad de hablar y expresarse conmigo, me persiguió durante días y me habló durante horas (Je, en algún momento yo también lo hice con él, ¿efectos de las pastillas?). Le di ánimos y le bajé un poco las revoluciones.

En resumen, hay algo que está en caos, llama la atención, la gente por las calles, la gente en los trabajos, en las casas... igual y por suerte hay gente feliz, claro que si... pero... este es un año jodido... y por eso pienso en el apocalipsis, el fin del mundo según los mayas, la alineación de los planetas, la energía, en la gente, y creo que el caos vino por ahí, pequeños apocalipsis aislados, pequeñitas bombitas humanas, no el fin del mundo... ¡EL APOCALIPSIS! Ja ja ja.



PD: Lo que más me asusta, es que en este momento hay un montón de gente pasando mal y está sola, y yo acá estoy bastante tranquilito... es raro... serán las pastillitas...

PD2: Días después me junté con mi amigo del alma con el que me faltaba verme, el de los problemas con la mujer, el de la visión del mundo, al que me había preparado para darle ánimos... Bueno, vino con su hijo porque mi hija estaba en casa, aprovechamos para que los niños se vieran y jugaran un poco, se extrañaban y se querían ver. Julián y Sofía. Al principio ellos todo bien, beso, abrazo, ganas de verse. Los llevamos al cuarto del fondo con todas las comodidades para que jugaran y se divirtieran. Al rato Sofi empezó a pelear por todo con Julián, Julián se la bancaba bien, Sofi tuvo varios ataques de llanto, en un momento la llevé a la cocina, me senté sobre la mesada y la tomé en mis brazo, ella lloró largo y tendido, le dije que no llorara más y me dijo que tenía ganas de llorar, le dije que entonces llorara, la abracé más y le hice mimos en la espalda. Rato después siguió peleando con Julián, Julián estaba integrador y Sofi peleona.
Mi amigo primero me dejó hablar, hablé un par de horas, me escuchó atentamente, me aconsejó, me tiró ideas, entendió bien la historia, me conocía desde los 9 años y a ella la conocía hace 17 años.
A todo esto Sofi seguía peleando con Julián, él aguantaba bien. Y cada tanto ella algún llanto...
A mi amigo le conté dos o tres cosas más de mi vida y problemas. Él en una horita me contó sus dos grandes problemas, los tenía bien claros y en vía de solución. Me contó todo y lo visualizaba todo clarito. Y por lo que sé pastillitas no toma... Si es cierto, y debo decirlo con gran orgullo, en la escuela junto a otra compañera, los tres éramos los mejores de la clase... Después cada uno tomó su rumbo...
Mientras tanto Sofía y Julián...
Yo tranquilizaba a Sofi y mi amigo le explicaba a Julián que ella estaba enojada y molesta pero que estaba todo bien.
Cuando llegó la hora de despedirse Julián le dio un abrazo y beso a Sofía y Sofía apenas le prestó atención.
Le dije a Sofi si quería bajar a saludarlos, me dijo que no, lo tomé de la mano y le dije "Dale, vamos", cedió enseguida y salió conmigo agarrados de la mano.
Mi amigo subió a su hijo al auto y Sofi amenazó a mi amigo que le iba a ganar una carrera, él no entendió, le expliqué que le gustaba correr contra los autos pero que iba sólo hasta la vereda sin pisar la calle. Mi amigo aceptó el desafío, jugando. Sofía se arrimó al vidrio del auto y gritó varias veces: "¡Perdón, Julián, perdón!". Hauua, momento emotivo, extraño. Mi amigo abrió la puerta y Sofi se arrimó le dio un abrazo y le dijo: "Disculpáme". Julián todo bien. Mi amigo subió al auto y Sofía se preparó para la carrera contra el auto. Arrancó el auto, arrancó ella, mi amigo hdp metió acelerador a fondo y creo que le ganó por unos cms, fui hasta ella, la tomé de la mano, volvimos juntos, me preguntó por el camino, "¿Quién ganó?", "Yo creo que fue un empate", le dije, "Dejémoslo como un empate". "¡Siii!", gritó ella. Volvimos a casa y hasta las 0:30 no se durmió (cuando lo normal era que durmiera 22:30, no había forma, estaba a full). Crucé varios mensajes con la madre, pero la madre estaba en su mundo.

PD3: Con Sofi hablamos varias veces, y con sus 5 años creo que logró entendernos bastante bien. Igual... Complicado... También sugerí a la madre que fuera a terapia, que esto no era "normal". Me refiero mandar a Sofía a terapia. A la madre ya le había pagado diez sesiones por adelantado, de buen tipo que soy... Ah, y también la mandé a la "bruja", aunque me pasaron el dato hace poco de que ya

no existen

"brujas buenas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario